ÁNGEL+prólogo+7+segmentos+1-4

advertisement
ÁNGEL, by Bill Van Patten
PRÓLOGO
"ME LLAMO DIEGO TORRES"
Me llamo Diego Torres, pero mi madre siempre me dice “Ángel.”
No sé por qué. No soy religioso y, ahora que tengo 19 años, no
me gusta ese nombre.
Soy de estatura mediana, con pelo moreno, ojos color de café
espresso. No soy ni fuerte ni débil, ni gordo ni flaco. Soy regular.
La verdad es que no tengo nada de especial. Bueno, sí, tengo
algo de especial: un sexto sentido extraordinario. Pero aquí me
refiero a mi parecer físico. No soy de esos chicos que cuando
entran en una fiesta, todos lo miran y piensan “¡Ay, qué guapón!”
Más típico, casi nadie se da cuenta de mi presencia.
Y eso me gusta.
No saben que cuando les miro a los ojos, en seguida entiendo
quiénes son, qué les motiva y cuáles son sus temores más
graves. Sí, con una sola mirada, se me revelan todos sus
pensamientos más íntimos. Es inevitable y no tengo control sobre
ello.
Seguramente unos dirían que es un regalo. Pero más que nada,
es una maldición. Mejor que nadie me hace caso…
SEGMENTO 1
"ME PAREZCO A MI PAPÁ"
Soy de una familia mexicana, inmigrada a los Estados
Unidos hace quince años. Ahora soy tan americano como
mexicano. Pero muchos me miran con ojos sospechosos
(suspecious) . Por un momento, se preguntan, “¿Legal o
ilegal?” A veces piensan que soy obrero (laborer) , o
jardinero (gardener), o cocinero en Denny’s, que mis
padres reciben ayuda del gobierno (parents on welfare),
que todo lo tengo por affirmative action, que tengo cinco o
más hermanos, que vendo drogas (sell drugs) . Es un
poco aburrido y cansado. No saben que soy ciudadano de
este país, alfabeto en dos lenguas (bilingual), y que
estudio en Berkeley.
La verdad es que mi papá murió joven, dejándonos una
pequeña fortuna (left money). Mi mamá, de ascendencia
norteamericana, decidió regresar a los Est2ados Unidos.
Así que un año después de la muerte de mi papá, vinimos
a California. No tengo hermanos y en California no
tenemos parientes. No conozco a mis abuelos, ni a mis
tíos, ni a mis primos. Solo somos mi mamá y yo.
Nuestra casa está situada en Monterey, entre unas
colinas con vista al mar. Es una casa amplia,
blanca, de muchas ventanas enormes—y tenemos
todo tipo de comodidad. A veces las focas juegan
en el mar para después recostarse en las rocas
para tomar un poco de sol. El olor de sal marina
mezclado con eucalipto es un recuerdo constante
de mi juventud. La verdad es que no carezco de
nada (not missing anything) En ese sentido soy
muy afortunado. Para mi cumple de 18 años, mi
mamá me regaló un carro nuevo—un BMW Z4
descapotable (convertiable). ¡Qué cocinero de
Denny’s!, ¿eh?
Cuando no estoy ocupado con mis estudios, me encanta
dar un tour por las colinas del East Bay, recorriendo a
toda velocidad con el sol pegándome a la cara y el viento
al punto de levantarme de mi asiento. (riding his car in full
speed, Si solo pudiera volar…
No tengo memorias de mi papá. Y no hay fotos. Cuando
pregunto, mi mamá dice que no existen, que mi papá no
era para las fotos. Pero en casa hay centenares de fotos
de mi mamá y de mí. Mi primer paso. Todos mis
cumpleaños. Varias graduaciones. Vacaciones en
Disneylandia, en Hawái. Mi mamá dice que me parezco
mucho a mi papá, pero como no hay fotos de él, ¿quién
sabe?
SEGMENTO 2
"SUEÑO COSAS INCREÍBLES"
Estudio filosofía. Mientras otros se dedican a lo
pragmático—la inteligencia artificial, los negocios o las
ciencias (para que después ingresar a una escuela de
medicina)—yo me contento con los filósofos y las grandes
preguntas eternas: ¿Qué es lo moral? ¿En qué consiste el
hombre? ¿Por qué somos cómo somos? ¿Por qué
estamos aquí?
Soy buen estudiante. Recibo buenas notas. Pero a veces
me aburro durante mis clases, sobre todo porque no
quiero mirarle a nadie a los ojos. Sueño despierto, con
lugares lejanos, otros destinos. Y en la noche, sueño
cosas increíbles, y tengo un sueño recurrente en
particular. Es de noche y estoy solo en las montañas.
Oigo un ruido y cuando levanto la vista, veo a un hombre
que aparece entre unos árboles. Camina lentamente
hacia mi dirección. Sonríe, como que está contento de
verme. Aunque no hay nada de amenazante en su
presencia, sí hay algo raro en su parecer físico: posee
unas alas enormes que brotan de sus hombros y
extienden casi dos metros por cada lado de su cuerpo.
Por fin llega donde estoy. Habla pero no oigo lo que dice.
Solo veo que sus labios mueven. Estudio su cara. Tiene
ojos color de café, esos que te invitan a conversar, ojos
que te dicen “Tranquilo. Todo está bien.” Me doy cuenta
que no pasa nada cuando le miro así. No veo sus
secretos, sus pensamientos, y estoy contento. Al final del
sueño, él desaparece con un gran batir de esas fabulosas
alas. Levanto la vista para ver adonde se ha ido y solo
veo un vasto cielo negro, perforado de miles de estrellas
brillantes. Cuando me despierto, no me siento ni bien ni
mal, sino vacío—como que algo dentro de mí ya no está.
No tengo novia. No me interesan las chicas. Tampoco me
interesan los chicos, si eso es lo que estás pensando.
Nunca he besado a nadie y no he experimentado el sexo.
Creo que soy asexual—o quizás mi “regalo” me inhibe los
impulsos que tienen los demás de mi edad. Lo que pasa
es que cada vez que conozco a una persona, percibo sus
pensamientos—y en la vasta mayoría de los casos, no me
gusta lo que veo.
Mejor no conectarme con nadie.
SEGMENTO 3
"LOS PENSAMIENTOS AJENOS"
Hace poco que tuve un problema con mi profesor de filosofía
antigua. Estaba al punto de salir de la clase cuando me detuvo.
“Diego, quiero hablar contigo,” me dijo, su voz solemne.
“Está bien,” contesté. Me sentía incómodo y evitaba mirarle a los
ojos directamente.
“Eres buen estudiante, pero noto que no hablas mucho en clase.
¿Por qué no participas en las conversaciones que tenemos?”
Me encogí de hombros. ¿Qué podía decirle?
“¿Algo te pasa?”
Me quedé mudo, con la cabeza inclinada.
“¿Ves? Ni siquiera me miras cuando te hablo. En clase, casi no
levantas la vista para ver a los demás.”
Después de unos segundos contesté. “Tengo mis razones.”
“¿Razones?”
Asentí con la cabeza. Tenía ganas de escaparme porque sabía
por dónde iba la conversación. Mi profe suspiró.
“Okey. Entiendo que no quieres hablar, pero por lo menos,
¿puedes mirarme mientras te hablo?”
Con un gran esfuerzo, levanté la vista.
“Gracias,” dijo. “Quiero decirte unas cuantas cosas…,” pero no oí
nada de lo que decía. Un imán invisible me atraía hacia sus ojos.
Y me caí.
De pronto, me encontré rodeado de una serie de pensamientos
ajenos. Imagen tras imagen. Pero un reproche sonaba como un
eco: Tengo toda la culpa. ¿Por qué no veía lo que pasaba?
Tengo toda la culpa. ¿Por qué no veía lo que pasaba?… Y luego
me llegó la imagen de un joven muerto, una pistola en su mano.
Un suicidio.
“¿Entiendes lo que estoy diciendo?” Mi profe terminaba lo que
quería decirme, pero yo no había oído nada.
“No tiene la culpa, profesor,” dije.
“¿Qué dices?”
“Que Ud. no tiene la culpa—de la muerte de su hijo,” respondí.
Su expresión cambió de sorpresa a horror. “¿Qué sabes de eso?”
Esto es lo que quería evitar. Ahora, ¿qué decirle? ¿Que había
entrado a su mente y que había “leído” algo allí que él ocultaba?
Escogí mis palabras con cuidado.
“A veces, hay cosas que no podemos controlar,” dije
sencillamente. “Su hijo se suicidó por sus propias razones, no por
Ud.”
Bajó la cabeza y después de una larga pausa dijo en voz muy
suave, casi un susurro, “Lárgate.”
Agarré mi mochila y fui hacia la puerta. Antes de salir, di una
vuelta. Mi profe ocultaba su cara en las manos y oí un débil
sollozo. Lleno de una profunda tristeza, me fui, caminando
a
solas por un pasillo desprovisto de otros seres humanos,
un pasillo estéril—como una noche sin estrellas.
SEGMENTO 4
"EL HOMBRE DE LAS ALAS ENORMES"
Después del encuentro con mi profesor, tenía ganas de subir al
carro y hacer un tour por las colinas. Un escape, eso sí. Pero al
salir del edificio, sentí como que alguien me miraba. Fue cuando
lo vi. Un hombre al otro lado de donde los estudiantes dejan sus
bicicletas. Quedaba inmóvil, como una estatua.
Vestía ropa común y corriente—pantalones tipo Levis, botas,
camisa color gris y un abrigo largo de esos que se ven en
películas como Matrix. Su pelo era corto, su faz morena. Parecía
latino, quizás de ascendencia mexicana, de unos 40 años. No era
muy alto.
Cuando lo vi, me miraba fijamente—como que me estudiaba a
distancia. Su mirada era solemne, plácida. Sus ojos me
penetraban, y sentí que su vista circulaba por mis venas, en
busca de algo, probando allí, probando allá.
Sí, que me estudiaba.
Y dentro de mí empezó a crecer una sensación de que me
conocía—o que lo conocía yo a él.
No sé cuánto tiempo me quedé mirándolo—y él a mí. ¿Unos
segundos? ¿Un minuto? Pero nunca se movió. No hizo ni un
gesto. Y yo igual, como en un trance de infatuación intelectual.
¿Quién era ese señor?
Entonces, en ese momento, las sinapsis en mi cerebro explotaron
con una singular idea. ¡No puedo leerlo! Aunque le miraba a los
ojos, sus pensamientos me quedaban inertes, invisibles. ¿Cómo
era posible? Con cualquier otra persona, era inevitable caer en
sus memorias más íntimas si yo le miraba a los ojos. Pero este
señor era diferente. Sus pensamientos permanecían escondidos.
Una urgencia me agarró. Tengo que hablar con él, pensé. Tenía
que saber quién era, por qué me miraba. Tomé un paso hacia
él—y un estudiante, igual distraído que yo y con un celular
pegado a la oreja, se chocó conmigo.
“Uh, sorry dude,” dijo.
“No problem.” Le ofrecí una ligera sonrisa como prueba de que
no me molestaba, sin mirarle a los ojos, claro. Cuando miré hacia
la dirección del señor, no estaba. Eché un vistazo en varias
direcciones. Nada.
Algo me tiraba la memoria y una imagen vaga flotaba al lado de
una pregunta: ¿Por qué me parecía familiar?
¡Zap! ¡Se parecía al hombre de mis sueños! Ese fantasma que
me hacía visita mientras dormía. Él que me hablaba, cuya voz no
oía. Él de la sonrisa, él de las alas enormes. ¿Cómo era posible?
¿Era que lo conocía sin saberlo, sin recordar?
Me quedé estupefacto, inmóvil, contemplando lo que sucedió.
¿Me vuelvo loco?, me dije. ¿Estoy viendo cosas que no están?
Se me hacía que otras personas iban y venían, cumpliendo con
sus deberes universitarios, pero apenas las percibía.
Y una voz, lejana, en los rincones más remotos de mi mente,
susurró: Habla con tu mamá. Tienes que hablar con tu mamá…
Download
Random flashcards

Pastoralists

– Cards

Ethnology

– Cards

Soviet phraseology

– Cards

Languages of Algeria

– Cards

Create flashcards